Stage Remolques

Remolques

Remolques para cualquier reto

Un tren de remolques está formado por un remolcador y al menos un remolque y, por lo general, por varios remolques. Es idóneo cuando hay que transportar cargas distintas dentro de las naves de almacén y de fabricación puesto que un tren de remolques puede estar formado por remolques muy distintos.

Sobre todo en la fabricación «justo a tiempo» es decisivo un abastecimiento de los materiales a las máquinas de producción y una retirada de los mismos en secuencias muy precisas. El uso de carretillas elevadoras clásicas llega aquí rápidamente a sus límites, ya que en la mayoría de los casos es necesario utilizar varios vehículos al mismo tiempo. Sin embargo, esto supone mayores inversiones y costes derivados, así como un mayor peligro de accidentes debido a un tráfico más intenso. Los remolques son una verdadera alternativa, pues un tren de remolques puede manejar varias máquinas, transporta las mercancías más diversas en remolques distintos, ocasiona costes reducidos y reduce el tráfico en la producción y los almacenes.

Remolques: dos versiones, muchas posibilidades de aplicación

Con nuestros trenes de remolques se transportan las cargas más variadas. Puede elegir entre dos variantes básicas: remolques GTP y remolques GTE. Como sabemos por nuestra larga experiencia, las aplicaciones especiales requieren carretillas especiales. Esto afecta sobre todo a tareas en las que necesidades de transporte muy específicas, mercancías no habituales o espacios complicados constituyen problemas para las carretillas de serie. Por este motivo, adaptamos nuestros remolques a las aplicaciones individuales. De esta forma combinamos la calidad y rentabilidad de la producción de serie con los requisitos individuales de nuestros clientes. El diseño modular consecuente de todo el programa de Jungheinrich lo hace posible.

Nuestros robustos remolques GTP 110/210/216 son capaces de transportar cargas grandes y pesadas con un peso de hasta 1.600 kilogramos de forma flexible y rentable. Gracias a la posibilidad de cargar los remolques por ambos lados, se pueden recorrer diferentes rutas con el mismo tren de remolques. Los remolques industriales se suministran con dos sistemas de dirección: opcionalmente con un sencillo principio de rodillos de dirección y rodillos fijos o bien con un sistema de estabilidad de trayectoria para espacios reducidos en el que giran todas las ruedas. Esto los convierte en máquinas fácilmente manejables. 

Los remolques GTE 106/212/312 compactos y prácticos son asimismo adecuados para piezas más grandes y más pesadas (hasta un peso de 1.200 kilogramos), por ejemplo, para el transporte de componentes de máquina del almacén al lugar de montaje. Las piezas se transportan encima de palets (soportes de cargas grandes) lo cual permite una carga fácil y un uso flexible de los remolques. Los GTE se pueden acoplar discrecionalmente de modo que queda garantizada la carga/descarga por ambos lados. El eje central proporciona una buena estabilidad de trayectoria: incluso en el caso de trenes largos y espacios estrechos, los remolques siguen exactamente el camino que ha trazado la remolcadora. De este modo, los conductores pueden conducir con seguridad dentro y fuera del pasillo de estanterías y esquivar posibles obstáculos sin dificultad. El enganche y desenganche se ejecutan en un visto y no visto. 

Una amplia cartera, más allá del producto individual

Para las operaciones con los trenes de remolques equipados individualmente según sus necesidades, disponemos de las remolcadoras adecuadas. Sin embargo, también pueden utilizarse como remolques de apiladores o como soluciones completas: se trata de una planificación integral del almacén que concibe las estanterías y las carretillas elevadoras como un sistema que trabaja «codo con codo». Esto resulta ser útil cuando se trata de procesos predefinidos y sincronizados, por ejemplo, en el abastecimiento de máquinas. Aquí es apropiada la integración de los trenes de remolques en sistemas de control y mando y en programas de gestión. Nuestro asesoramiento integral arranca precisamente en este punto. Nosotros le mostramos los posibles medios y caminos para diseñar con mayor eficiencia sus procesos de fabricación. En Jungheinrich obtiene todo de un solo proveedor, incluido el servicio Post-venta para nuestros productos y sistemas. 

¿Tiene preguntas?