Vivai Cooperativi Rauscedo

"La mejor oferta que podíamos encontrar en el mercado"

Vivai Cooperativi Rauscedo es la compañía dedicada a la implantación de injertos para el ennoblecimiento del vino más grande del mundo. Ubicada en el norte de Italia cerca de Pordenone, la empresa se organiza a modo de cooperativa y llega a emplear en temporada alta hasta 1.000 trabajadores. Cada año realiza injertos en más de 80 millones de cepas, que vende a viticultores de todo el mundo.

“No, nosotros no somos una explotación vinícola”, puntualiza Roberto Battel mientras ríe. Y por su expresión se deduce que no es la primera vez que le preguntan por la naturaleza del negocio que gestiona. El director de Vivai Cooperativi Rauscedo (VCR) despliega un folleto sobre la mesa; en éste figuran cerca de 160 tipos de cepas distintas. Según Battel, no obstante, existen en el mundo alrededor de 3.000 variantes de vino –a los que se añaden los Cuvées-. “La tarea de nuestra cooperativa consiste en injertar las cepas”, explica Battel sonriente.

En este momento nos hallamos en plena temporada baja. El trabajo duro ya se ha hecho. El negocio sigue su marcha a un ritmo moderado. Ya han finalizado las tareas propias de la temporada alta, que en este sector abarca desde el mes de noviembre hasta mayo. Las cerca de 40 personas de la plantilla fija de VCR se ocupan ahora de realizar las tareas de mantenimiento o reparación reglamentarias.

Pero cada otoño vuelve a arrancar la temporada alta en esta cooperativa de la pequeña localidad del norte de Italia. En este período no sólo se lleva a cabo el injerto y perfeccionamiento de cada tipo de cepa por separado, sino que el área logística de VCR alcanza su pleno rendimiento. Las nuevas vides se descargan, transportan y almacenan en cámaras frigoríficas. Las plantas a distribuir deben ser debidamente preparadas y empaquetadas, antes de su expedición. Y todo ello con la máxima premura posible.

Una oferta atractiva

“En temporada alta contratamos hasta 1.000 trabajadores”, cuenta Battel. Éstos son por norma general cedidos por los casi 200 copropietarios de la cooperativa, quienes en su mayoría poseen una explotación vinícola y traen vides a VCR para su venta. “Somos el número uno del mundo en el injerto y perfeccionamiento de la vid”, dice el director de VCR, y añade: “Además, para nosotros no existe el ‘no’ – cuando un cliente quiere hacer un determinado tipo de vid, nosotros se lo proporcionamos”.

El excelente desarrollo logístico de la cooperativa es, además de las cifras del negocio, la segunda razón por la que Roberto Battel puede estar tranquilo. “La logística es, de hecho, el talón de Aquiles de cualquier empresa que opera a pleno rendimiento”. También se ha alcanzado este reto: Para que la logística se desarrolle de un modo óptimo, VCR alquila cada año con regularidad, entre los meses de noviembre y mayo, media docena de carretillas que se suman a la flota regular. “Dado que conocemos bien nuestra temporada alta y ésta es igual año tras año, Jungheinrich estaba en posición de hacernos una oferta especialmente atractiva. Y sí, su oferta era con diferencia la mejor que podíamos encontrar en el mercado”.

Jungheinrich, compañía líder a nivel internacional en los sectores de la manutención, el almacenaje y el flujo de materiales, gestiona la mayor flota de alquiler de carretillas de Europa de organización centralizada. “Sobre todo para las fluctuaciones estacionales – tanto si son planificadas como no planificadas – brindamos a nuestros clientes un servicio completo de alquiler de carretillas portahorquillas”, explica Riccardo Betti, Director de Alquiler y Carretillas Usadas de Jungheinrich Italia. “El cliente no ha de prever costes fijos, no tiene recursos infrautilizados, posee una elevado índice de seguridad en su planificación, y disfruta de la tecnología punta ofrecida por Jungheinrich”.

Una ventaja que en la cooperativa Vivai Cooperativi Rauscedo también saben apreciar es la eficiencia energética. Las carretillas empleadas son principalmente las apiladoras contrapesadas eléctricas EFG 320. Gracias a la tecnología de corriente trifásica de última generación de Jungheinrich que, además, es respetuosa con el medio ambiente, las carretillas eléctricas alcanzan un grado de rendimiento muy elevado y generan un consumo muy reducido, incluso a pleno rendimiento. “Las bajos costes energéticos se reducen considerablemente gracias a la recuperación de energía que se produce a través de los frenos”, continúa Betti.

Auténticos caballos de batalla

Las carretillas tienen una capacidad de elevación hasta 2.000 kg, y tienen además una capacidad de carga residual también muy alta. “Las apiladoras de Jungheinrich son auténticos caballos de batalla”, explica Roberto Battel. “Su elevada capacidad de carga, sumada a su alta capacidad de carga residual, fueron los argumentos principales para decantarnos por estas carretillas”. Y razón no les faltaba: Las apiladoras eléctricas de Jungheinrich mueven durante la temporada alta en un único trayecto dos palets de hierro enormes con hasta 10.000 vides cada uno – y esto durante diez horas al día o incluso más. “Para alcanzar este nivel de rendimiento era muy importante no tener que recargar las carretillas durante el horario de trabajo. Jungheinrich nos dio la garantía de que la carretilla sólo necesitaba una carga de batería al día”.

La EFG 320 de Jungheinrich es una carretilla, por otro lado, muy robusta y compacta. Con ella, los trabajadores de la cooperativa pueden trabajar de forma eficiente también en las cámaras a baja temperatura. Las carretillas de Jungheinrich convencieron a Vivai Cooperativi Rauscedo incluso por los pequeños detalles. Battel: “Las carretillas que empleamos requieren bandajes excelentes y una buena tracción, ya que el suelo siempre está húmedo a causa del transporte de las plantas. Este aspecto está siempre solventado con las carretillas de Jungheinrich”.

Prestaciones, eficiencia y calidad

Vivai Cooperativi Rauscedo es cliente de Jungheinrich desde hace 20 años. “Cuando empezamos, buscábamos a un proveedor que no fuera alemán”. No obstante, factores como la eficiencia y la calidad de las carretillas de Jungheinrich convencieron finalmente a la cooperativa.

La compañía VCR vende cada año entre 50 y 60 millones de plantas. Cerca del 45% de éstas se exporta. La cooperativa cuenta incluso con la patente sobre la denominación de algunos tipos de vides. Por lo general, con el fin de obtener la patente, VCR debe producir vino procedente de vides especiales durante un mínimo de tres años, de forma constante.

Por este motivo es comprensible que se cultive aquí vino en exclusividad – expresamente para los controles de calidad. Por ello es lógico que uno pueda pensar, de entrada, que Vivai Cooperativi Rauscedo es una explotación vinícola al pie de los Alpes.

Servicio de alquiler
Ofertas tienda online
  • Carros de transporte
    Carro de acero con plataforma
    Carro de acero con plataforma

    Capacidad de carga: 100 kg y 150 kg

    Desde 132,05 € tte. incl. Acceso tienda online

  • Limpieza
    Cubos de basura
    Cubos de basura

    Capacidad de 30 hasta 45 litros

    Desde 56,05 €  tte. incl. Acceso tienda online

  • Transpaletas
    Transpaleta manual Ameise® 2000 kg
    Transpaleta manual Ameise® 2000 kg

    Calidad robusta para la aplicación flexible

    Desde 309,00 € tte. incl. Acceso tienda online

  • Apiladoras
    Apilador eléctrico Ameise®
    Apilador eléctrico Ameise®

    Elevación de hasta 3300 mm

    Desde 2.711,50 € tte. incl. Acceso tienda online